Eduardo Alfeiran

14 de enero, 2019

No todo es SEM (pero aclaremos el concepto)

El marketing en buscadores o más conocido como SEM (Search Engine Marketing) consiste en mostrar resultados de pago (publicidad) de un sitio web a través de los diferentes buscadores (Google, Bing, Yandex…) Seguramente, esta es la definición más sonada, sin embargo, no es del todo precisa. Entrando un poco más en detalle, el término SEM engloba a todas las acciones destinadas a posicionar un sitio web en buscadores. Estas acciones puden ser pagadas (anuncios) u orgánicas.
 
Por lo tanto, el SEM engloba conjuntamente tanto a las técnicas SEO (Search Engine Optimization), como a las técnicas de pago en buscadores: SEA (Search Engine Advertising). Consiguiendo así, mejorar el posicionamiento en los motores de búsqueda que deseamos. La fórmula final quedaría de la siguiente manera: SEM = SEO + SEA.
 

 
Al intentar diferenciar SEM y SEO lo más común es escuchar la frase que dice: “uno es de pago y el otro gratis”. Sin embargo, esta afirmación no es del todo cierta ya que hay que tener en cuenta que una optimización del posicionamiento SEO incluye multitud de herramientas, programación, mantenimiento web… y sobre todo mucho tiempo de dedicación.
 
A la hora de promocionar un producto a lo ancho y largo del mundo digital, hay que tener en cuenta que hay vida más allá de los buscadores. Por ello, a la hora de darnos a conocer entre nuestro público objetivo existen distintos tipos de campañas que nos ayudarán a conseguir nuestros objetivos. Como, por ejemplo:
 
SOCIAL ADS: Aquí la clave es elegir y encontrar el público más afín a tu producto/servicio ofertado a través de la publicidad en RRSS. Los usuarios no se comportan igual ni tienen el mismo interés en LinkedIn que en Tumblr (por citar un ejemplo) por lo que hay que planificar correctamente donde mostrar los anuncios.
 
DISPLAY / PROGRAMMATIC / RTB: Diferente lógica de campañas dentro de una misma máxima. El objetivo es lograr impactar al usuario mientras navega o que haga uso de sus dispositivos conectados online. Encontrar al usuario interesado, en el momento adecuado, con el mensaje adecuado, es el principal objetivo en dichas campañas que, hoy en día, inundan todo el universo web.
 
VÍDEO ADS: Otro tipo de campañas, unas de las más conocidas, son las de YouTube, cuyo nombre técnico es “TRUEVIEW” (anuncios de vídeo con modelo de pago CPV, entre otros).
 
Marketing de AFILIACIÓN: Campañas externalizadas y centralizadas a través de una agencia de afiliación, la cual tiene sus afiliados (soportes web/BBDD/etc…) y trabajan campañas de diversos tipos en función del objetivo a conseguir.
 
NATIVE ADS: Es otro tipo de publicidad que se adapta en forma y funcionalidad al entorno en el que aparece, lo que permite impactar al usuario de una forma menos intrusiva. Se intenta conseguir que el anuncio parezca menos anuncio.
 
EMAILING: Potenciar la BBDD (interna o externa) mediante envío de emails promocionando un producto/servicio.
 
Nurturing SMS: Un paso más a la hora de aprovechar esa BBDD recogida previamente e impactar al usuario mediante envío de mensajes de texto.
 
Una estrategia vencedora a nivel de publicidad digital consiste en saber identificar de manera precisa las necesidades de negocio y los KPI´s asociados a conseguir. Entender el papel de cada una de las acciones publicitarias (e integrarlas según el impacto que tienen dentro de las diferentes etapas del proceso de decisión del usuario) es el valor diferencial que aporta el verdadero profesional de la publicidad online.